Wilhelm Mannhardt

(1831-1880)

Portada de Zeitschrift für deutsche Mythologie und Sittenkunde - Band IV

BIOGRAFÍA Y OBRA

Wilhelm Emmanuel Johann Mannhardt nació el 26 de marzo de 1831 en la ciudad alemana de Friedrichstadt, en el seno de la familia del pastor Jakob Mannhardt y su esposa Adriana Margaretha. Mannhardt destacó como etnólogo y durante toda su vida estuvo recabando datos sobre "mitología inferior"; es decir, sobre los mitos, leyendas, costumbres y el folclore populares. Fueron las historias que le contaban su bisabuela y su madre las que despertaron en el joven Mannhardt el interés por el folclore y la mitología.

Mannhardt estudió en las universidades de Tubingen y Berlín entre 1851 y 1854. En 1858 se asentó en Berlín, donde trabajó como profesor privado en la Universidad. Se le conoce sobre todo por sus aportaciones a la investigación de la mitología báltica. Defensor de la teoría solar a la hora de interpretar los mitos, realizó mucho trabajo de campo a pesar de su maltrecha salud que le obligó a afincarse en Danzig, en casa de su padre. Buena parte de los testimonios para sus investigaciones los recopiló a través de cuestionarios y visitando los campos de prisioneros de las guerras de 1864, 1866, y 1870. Se considera su obra como precursora de la de Sir James Frazer. Murió de un ataque al corazón en Danzig, la actual Gdansk en Polonia, el 25 de diciembre de 1880.

Puente grande de Friedrichstadt
Puente grande de Friedrichstadt, ciudad natal de W. Mannhardt. Foto tomada en 1895 (Wikimedia Commons)

Su obra la componen los siguientes tratados:

  • De nominibus Germanorum propriis quae ad regnum referuntur, observationis specimen. Berlin 1857 (phil. Diss.)
  • Germanische Mythen. Forschungen. Berlin 1858, (Habilitationsschrift)
  • Ueber Vampirismus, artílo en Zeitschrift für deutsche Mythologie und Sittenkunde 4 (1859), 259-282.
  • Die praktischen Folgen des Aberglaubens mit besonderer Berücksichtigung der Provinz Preuβen. Deutsche Zeit- und Streitfragen VII.97. Berlin 1878.
  • Die Götterwelt der deutschen und nordischen Völker. Berlin 1860. 1. Teil (nur dieser erschienen)
  • Die Wehrfreiheit der altpreuβischen Mennoniten. Denkschrift. Marienburg 1863.
  • Roggenwolf und Roggenhund. Beitrag zur germanischen Sittenkunde. Danzig 1865; 2. verm. Aufl. Danzig 1866,
  • Klytia. Sammlung gemeinverständlicher wissenschaftlicher Vorträge Heft 239. Berlin 1875.
  • Die Korndämonen. Beitrag zur germanischen Sittenkunde. Berlin 1868.
  • Wald- und Feldkulte. 2 Teile. Berlin 1875 u. 1877; 2. Aufl. von W. Heuschkel Berlin 1904 u. 1905.

Obra póstuma y reediciones:

  • Gedichte. Mit einer Lebensskizze des Dichters. Danzig 1881.
  • Mythologische Forschungen. Aus dem Nachlasse hrsg. von Hermann Patzig. Quellen u. Forschungen zur Sprach- u. Culturgeschichte der germanischen Völker H. 51. Strassburg 1884.
  • Letto-Preuβische Götterlehre. Riga 1936 (ND 1971).
  • Über Vampirismus, con Jan Ignaz Hanush. Leipzig 2004.

VAMPIRISMO EN LA OBRA DE MANNHARDT

Como folclorista Mannhardt se ocupó del vampirismo en un artículo conocido como Ueber Vampirismus, que formaba parte del volumen cuarto de su Zeitschrift für deutsche Mythologie und Sittenkunde, cuya portada puede verse al principio de este artículo. Es importante recalcar que Mannhardt como etnólogo era muy cuidadoso y preciso en sus investigaciones. Mannhardt recopiló datos interesantes y muy detallados sobre las creencias acerca de vampirismo en diferentes lugares. Tomó notas muy precisas, por ejemplo de en que lugar del cuerpo mordían los vampiros en las diferentes regiones en las que se creía en ellos. Podemos saber así que entre los kashubos ó casubos, etnia afincada en Polonia, se creía que los vampiros muerden en el lado izquierdo del pecho; que en Danzig se afirmaba que lo hacían sobre el pezón izquierdo; mientras que en el distrito rumano de Krain lo hacen sobre ambos y que por este medio la víctima se convierte en vampiro a su vez. 

LA BRUJA VAMPIRA CHECA

En Ueber Vampirismus se menciona el caso de una mujer checa que habría tenido lugar en 1345. Sus vecinos pensaban que era bruja, de modo que siguiendo la costumbre la enterraron en una encrucijada de caminos. Pero la mujer se levantó de la tumba como vampiro, pues es creencia en muchos lugares que los hechiceros al morir se convierten en no muertos. En días sucesivos el feroz espectro atacó y devoró a varios viajeros. Por fin se decidieron a estacarla pero como en el caso del pastor de Blow, se arrancó ella misma la estaca y mató a otros con mayor crueldad aún de la que había hecho gala hasta entonces. Aterrorizados, los vecinos quemaron su cuerpo y enterraron sus cenizas. En el lugar donde fue ejecutada se levantó un extraño remolino de viento que duró varios días.

Este caso recuerda mucho a otro recogido en la Kronika Neplachova (1355-1362), un conjunto de crónicas recopiladas por el abad Neplach de Opatovice, en las que por cierto también se menciona al vampiro de Blow. En dicha crónica escrita en latín, se dice, aventurando una traducción propia, lo siguiente:

En 1344 cierta mujer murió y fue sepultada en Lewin. Tras haber sido sepultada surgió de la tumba, matando a muchos y lanzándose en post de quien se le antojara. Y cuando fue empalada, la sangre manó fluida como la de un animal vivo y había devorado más de la mitad de su mortaja, y cuando se le extrajo todo se llenó de sangre. Y cuando fue quemada no pudo arder la leña hasta que no fue encendida en el techo de la iglesia haciendo caso a lo que dijeron algunas ancianas. Después de haber sido empalada se levantó de nuevo. Pero cuando se la quemó, cesaron todos los males.

Como vemos la diferencia de fechas es de sólo un año, y ambos casos coinciden en que la mujer siguió cometiendo sus feroces crímenes aún después de haber sido estacada. Pero hay un dato muy interesante y del que pocos parecen haberse dado cuenta, la Kronika Neplachova menciona que la mujer había devorado más de la mitad de su mortaja, lo cual nos recuerda inmediatamente uno de los casos que expone Michaël Ranft en su De Masticatione Mortuorum In Tumulis (1728). En esta obra Ranft exponía ejemplos de la creencia común en el norte de Europa de que se puede oir mascar y gruñir a ciertos muertos en sus tumbas mientras devoran todo lo que tienen cerca de su boca, incluido el sudario y sus propias carnes. Dichos cadáveres son llamados nachzeher, devoradores nocturnos. Pues bien Ranft menciona el caso de una mujer muerta de Bohemia que habría devorado la mitad de su mortaja, en el año 1345. Su fuente, según él es Theatr. Tragic., de Harsdörffer. En mi opinión podría tratarse del mismo caso, y la fuente más antigua que tenemos del mismo es la Kronika Neplachova. Muy probablemente se trata del mismo caso, que reaparece además en la obra Böhmische Chronica . . . Jetzt aus Böhmischer in die Deutsche Sprache . . . tranβferiret . . . Durch Johannem Sandel, publicada en Praga en 1596, de Wenceslaus Hagecius, muerto en 1553, y conocido tambíen en otros idiomas como Wenceslai Hagek a Liboczan, Wenzel Hajek von Libotschan, ó Václav Hájek z Libočan.

Grabado de la Böhmische Chronica
Grabado de la Böhmische Chronica

La fecha que nos da Hagecius es la de 1345, pero además añade otros datos, como que la mujer era la esposa de un ceramista de la ciudad de Lewin. En vida se decía que había hecho un pacto con el diablo, razón por la cual cuando murió no se la enterró en terreno consagrado, sino que fue echada a una zanja, donde no permaneció mucho tiempo, sino que acechó a la población apareciendo bajo la forma de animales impuros. Mató y atormentó a muchos, por lo que la desenterraron y vieron como se había comido la mitad de la mortaja, y al sacársela de la boca salió mucha sangre. Se clavó una estaca en su pecho, pero las cosas empeoraron, pues a partir de ese momento mató a más gente utilizando la estaca como arma. Todo acabó cuando, tras ser desenterrada de nuevo, se la quemó, y la gente del lugar pensó que todo aquello había sido un castigo divino por no haberla quemado por bruja en vida.

Intentamos investigar acerca de la población de Lewin, teniendo en cuenta que el nombre bien podría ser la versíon germana de un topónimo bohemio como Levín; y además de un Levin Klodzki en Polonia, demasiado alejado, encontramos que el topónimo es muy corriente en la república checa. De hecho aún descartando ciudades como Leba, o la ciudad de Libiny ó Libina (49°53′01″N 17°04′50″E), que aparece mencionada por primera vez en un registro escrito en 1344, encontramos las siguientes candidatas:

  • Levín, al norte de Praga y cerca de la frontera con Alemania
  • Levín, próxima a Lišov
  • Levín, próxima a Olešnice.
  • Levín, próxima a Králův Dvůr.

La primera aparece mencionada por escrito por primera vez en 1352, pero se da por hecho que existe desde el siglo XI. Está situada al norte de Praga, con las coordenadas 50° 37' N, 14° 17' W. Los alemanes la llaman Lewin. Es una buena candidata, y para terminar de decantarnos resulta que, como señala el investigador Niels K. Petersen, al consultar la Wikipedia en alemán, al parecer Lewin era una ciudad famosa por su cerámica en los siglos XIV y XV. Recordemos que el marido de la vampira era ceramista. La propia Wikipedia menciona la leyenda de una vampira de mediados del siglo XIV, esposa de un granjero y artesano de la ciudad. De modo que prácticamente no quedan dudas de que este es el lugar.

El dato sobre el remolino que, según Mannhardt, se formó en el lugar de la ejecución resulta muy interesante, pues se relaciona con una característica poco conocida del vampirismo, que es la producción en torno al no muerto de diferentes fenómenos atmosféricos, una curiosa asociación sobre la que estamos realizando una investigación que saca a la luz aspectos cuando menos extraordinarios y poco conocidos sobre el vampirismo.

© 2008. Del texto y traducciones, Javier Arries

© 2016. Diseño y contenido por Javier Arries

email

"A veces, se alzan puertas. Atravesarlas o pasar de largo; esa es la elección del viajero, la causa de su grandeza y de su eterno peregrinar. Viajero llama a la puerta si quieres pasar..."

Webs amigas