Cuento de los dos hermanos

La Historia de los Dos Hermanos es un relato escrito en el siglo XIII a.C. El texto está en el Papiro D'Orbiney, escrito en hierático. El papiro se conserva en el Museo Británico, catalogado como el objeto EA 10183. Esta historia es una de las narraciones más famosas de la literatura egipcia. Extraemos de nuestra obra, Magia en el Antiguo Egipto, un resumen del argumento del mismo, y lo exponemos aquí. Añadir además que el hermano del protagonistas se llama Anpu, y muchos estudiosos lo identifican con Anubis.

Fragmento del papiro D'OrbineyFragmento del papiro D'Orbiney.

«Hubo una vez dos hermanos, el mayor se llamaba Anpu, el más pequeño, Bata. Al morir el padre de ambos, Anpu cuidó de su hermano pequeño como si fuera su hijo. Bata vivía acogido en la casa de Anpu y de su mujer, colaborando en las faenas domésticas y de labranza. En una ocasión, mientras estaban sembrando, Anpu le pidió a su hermano que fuera a la casa a por más semillas. Ya en la casa, la mujer de Anpu se insinuó a Bata. Bata se enfadó, y le recordó que para él ella era como una madre. Le dijo que para no hacer daño a su hermano mayor olvidaran el incidente. Pero cuando volvieron a casa la mujer de Anpu estaba en la cama; y mintió acusando a Bata de haberla agredido porque ella no quería acceder a sus deseos.

Anpu montó en cólera, tomó un cuchillo y se dirigió al establo dispuesto a matar a su hermano pequeño. Este al verlo así se imaginó lo que había ocurrido, dejó lo que estaba haciendo y salió corriendo. El hermano mayor le persiguió. Bata corría desesperado invocando el auxilio de Ra. El dios, con su magia, hizo aparecer un lago lleno de cocodrilos entre ambos hermanos. Separados de esta manera, el hermano pequeño convenció al mayor para que se quedara allí quieto hasta el día siguiente. Cuando Ra apareció en el horizonte, Bata le contó a su hermano lo que había sucedido realmente. Le dijo además que iría hasta el lejano Valle de los Cedros. Allí se sacaría él mismo el corazón, y lo depositaría sobre una flor de cedro. Ligado así su destino al del árbol él moriría cuando el cedro fuera talado. Le dijo además a su hermano mayor cuando eso ocurriera lo sabría porque vería derramarse la cerveza de una jarra. Si lo amaba, iría hasta allí, al Valle de los Cedros, tomaría el corazón y lo pondría en un vaso de agua fresca. Eso le permitiría volver a la vida y hacer justicia.

Anpu volvió a casa, y dio muerte a su mujer. Bata se fue al Valle de los Cedros, donde levantó un palacio tan hermoso que los dioses de la enéada, al ver que vivía allí sólo, decidieron crear para él a la mujer más hermosa del mundo. Pero cuando ella nació vinieron a verla las 7 Hathor, y dijeron al unísono: “morirá por algo cortante”. La mujer se desposó con Bata, pero no era buena. Las noticias sobre su hermosura llegaron a oídos del faraón, el cual mandó una expedición para que se la trajeran con intención de convertirla en su favorita. Y así se hizo. Ella entonces informó al faraón de la existencia de su esposo, y como debía proceder para acabar con él. El rey mandó talar el cedro, poniendo fin así a la vida de Bata.

El día en que Bata murió, Anpu, su hermano mayor, pidió una jarra de cerveza y esta se derramó. Así supo que Bata había muerto. Fue al Valle de los Cedros y encontró el cuerpo de su hermano muerto, pero no pudo encontrar su corazón. Lo buscó sin descanso durante años hasta que dio con él. Y al ponerlo en agua consiguió que su hermano resucitara. Bata, vuelto a la vida, pidió ayuda a su hermano para poder vengarse de su mujer. Se convirtió en un toro y fue conducido por su hermano hasta la casa del rey. El rey compró el toro por una buena suma. El toro entonces le dijo a la favorita quien era en realidad y ésta pidió al rey que matara al toro. El faraón así lo ordenó. Pero dos gotas de sangre de Bata cayeron en el suelo e inmediatamente nacieron dos grandes árboles, dos perseas. Bata volvió a revelarse ante su exmujer. Ella pidió entonces al rey que talara ambos árboles. Pero al hacerlo una astilla se clavó en la mujer. Y ella quedó embarazada sin sospechar que el hijo que crecía en su seno era una encarnación de Bata. El niño nació, y el rey lo nombró heredero. Cuando el monarca murió, Bata se convirtió en rey a su vez, reunió a sus consejeros y les contó su historia y sus sufrimientos. La mujer fue condenada a muerte. Su reinado duró muchos años, y nombró a Anpu, su hermano, su heredero.»

 

© 2022. Javier Arries

© 2016. Diseño y contenido por Javier Arries

email

Página web de Javier Arries

facebook