Prehistoria. Paleolítico y Mesolítico

Comienza con este artículo una serie centrada en la historia para tratar de entender el contexto histórico en el que aparecieron los primeros pueblos germanos.

El Paleolítico. La cultura de Ahrensburg

Hace unos 12000 años, comenzó la última fase del Paleolítico, el Paleolítico Superior. Como resultado de la glaciación el norte de Europa estaba helado, una enorme capa de hielo cubría una extensa región de tierra y mar. Los hielos se fueron retirando, y en Dinamarca y el sur de Suecia empezaron a llegar rebaños de renos atraídos por los pastos de las zonas llanas de dichas regiones. Siguiendo a los rebaños de renos llegaron los ahrensburgienses (cultura de Ahrensburg), procedentes de Alemania y los Países Bajos. Estas tribus vivían en verano en campamentos, a orillas de ríos y cursos de agua, en tiendas similares a los tipis indios y a las de los sami o lapones (cuyas tiendas se llaman lavvus), y pasaban el invierno en cuevas. Cazaban también aves, y utilizaban sus plumas para sus flechas. El medio ambiente en el que vivían era similar a una tundra con vegetación baja. Poco a poco empezaron a aparecer árboles, como los abedules, y el ecosistema se iría convirtiendo en una taiga, característica de los vastos bosques de coníferas.

Mapa de distribución de la cultura de Ahrensburg.

Punta de flecha ahrensburgiense.

El Mesolítico. La Edad de Piedra Intermedia

En el 7000 a.C. comienza el periodo mesolítico. Los bosques crecen, aumentan su tamaño, y renos y cazadores se van moviendo hacia las regiones más al norte de Escandinavia. En el 9000 a.C. se desarrolló la cultura maglemosiense, vigente hasta el 6000 a.C., y que estuvo presente en Dinamarca y el sur de Suecia. Estas gentes vivían en asentamientos de unos 18 a 25 metros cuadrados al lado de los ríos.

En Noruega y norte de Suecia, en los límites de los bosques, se desarrolla la cultura Fosna-Hensbacka (8300 a.C. a 7300 a.C.), cuyos integrantes son cazadores pendientes de las migraciones de salmones y renos. En verano se desplazan al norte, siguiendo la costa, y en invierno se dirigen hacia el sur. A este grupo cultural pertenece la cultura de Komsa, desarrollada probablemente por maglemosienses que, procedentes del suroeste de Noruega, fueron ocupando las tierras del litoral más al norte de Noruega. La cultura de Komsa vive del mar, caza focas, pesca, y construye barcos. Al sur, vivía, de modo muy similar la gente de la cultura Fosna. La variedad Hensbacka de este grupo de culturas muy similares entre sí, prosperó en la costa oeste de Suecia.

Hacha de la provincia sueca de Östergötland.

Hacha de la provincia sueca de Escania.

La cultura de Kongemose

En el 6000 a.C. el sur de Escandinavia se convierte en un bosque templado donde viven uros (toros enormes ya extintos), bisontes, alces, corzos, jabalíes, venados, animales que, junto con la pesca, forman parte de la dieta de las gentes de la cultura Kongemose, que abarca desde el 6000 a.C. al 5200 a.C. cubriendo un territorio que abarca desde Dinamarca a Escania, al sur de Suecia. Al norte, en la costa noruega, sus vecinos eran las gentes de la cultura de Nøstvet (ca 6200 a. C.-3200 a. C.), herederos de la cultura de Fosna, y la cultura Lihult, en la costa sueca, derivada de la cultura de Hensbacka de las que ya hablamos antes.

Puntas de flecha de la Cultura de Kongemose. Créditos: 1.

El mesolítico dio paso al Neolítico, y la cultura de Kongemose daría paso a su vez a la Cultura Ertebölliense.

Créditos Fotográficos

1: Von Einsamer Schütze - Eigenes Werk, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=33251469

© 2019. Diseño y contenido por Javier Arries

email
Odin

Página web de Javier Arries

javier arries