Prehistoria

La cultura de Jastorf (Edad de Hierro prerromana)

Es la sucesora de la Edad del Bronce Nórdica.

La cultura de Jastorf coincide con la llegada de la Edad de Hierro prerromana, y se extendió por el sur de Escandinavia, Paises Bajos y el Norte de Alemania entre los años 600 a.C. y el 50 a.C. Es en esta cultura donde nace el protogermano como lengua que luego derivará en los diferentes dialectos y lenguas germánicas. Esta es la cultura, por tanto, de los primeros protogermanos.

Extensión de la Cultura de Jastorf.

La cultura se desarrolló primero en el norte de Alemania por contacto con la cultura de Hallstatt (celtas), que eran sus vecinos del sur. Luego se extendió en todas direcciones aprovechando el vacío dejado por las poblaciones celtas que migraron a tierras más ricas hacia el oeste y hacia el sur (Galia, España, Panonia, norte de Italia,...). Esta migración se debió a un cambio climático que hizo las condiciones de vida en el norte mucho más duras. Los veranos se hicieron más frios y húmedos y los inviernos se recrudecieron provocando el avance de los glaciares y el aumento de tierras anegadas por el mar, dificultando la agricultura y trayendo cambios en la fauna y flora locales.

La influencia céltica continuó cuando la cultura de Hallstatt dio paso a la cultura de La Tène. A finales de la Edad de Bronce Nórdica los celtas entraron en conflicto con sus vecinos del sur y las rutas comerciales que traían cobre mermaron, colapsaron, y el metal se hizo escaso. Por contacto con los vecinos celtas las poblaciones del norte de Alemania aprendieron de estos el trabajo con el hierro y los objetos de cobre importados quedaron reducidos a adornos y objetos decorativos como torques y calderos. El hierro era abundante en las turberas danesas, y conforme avanzaron las técnicas metalúrgicas comenzó a usarse para fabricar agujas, hoces, armas.

Las prácticas funerarias fueron una continuidad de las costumbres de los últimos años de la Edad de Bronce, donde los enterramientos empezaron a ser sustituidos por la cremación. Los cuerpos eran incinerados y las cenizas guardadas en urnas, al modo de los famosos campos de urnas.

Objetos famosos de este periodo son las dos carretas encontradas en un enterramiento en un pantano de Dejbjerg, en Dinamarca (Magia y Religión Nórdicas, 50). Están hechas de madera con ornamentos de bronce. Las partes de hierro son de factura celta y probablemente fueron hechas en el centro de Europa. Pero sin duda el objeto más famoso es el Caldero de Gundestrup (Magia y Religión Nórdicas, 41).

El caldero de Gundestrup

Datado entre los años 150 a.C. y 1 a.C., lo cual lo ubica en los postrimerías de la Edad de Hierro prerromana y el comienzo de la Edad de Hierro Romana es una gran vasija de plata, la más grande de este periodo encontrada hasta el momento. Tiene una altura de 42 cm y un diámetro de 69 cm, y fue encontrado en una turbera próxima a la aldea danesa de Gundestrup, donde fue dejado como una ofrenda religiosa. El caldero es de factura gala y tracia y fue realizado por diferentes artesanos; de modo que era un objeto caro importado, quizá arrebatado, que fue utilizado como ofrenda votiva. Está compuesto por varias placas, una hace de fondo, otras cinco son placas interiores y hay otras siete exteriores (falta una octava), que forman el exterior del caldero. Las figuras que lo decoran han tratado de ser explicadas desde el punto de la religiosidad y los mitos celtas.

Una de las teorías sobre el origen del caldero es que fue encargado por la tribu celta de los escordiscos a artesanos tracios. Posteriormente los escordiscos fueron atacados por los cimbros, germanos procedentes de Dinamarca, en el año 118 a.C. En ese ataque se habrían hecho con el caldero y lo habrían llevado de vuelta a Dinamarca.

Una de las carretas de Dejbjerg, Dinamarca, en el Museo Nacional de Dinamarca. Créditos: 1.

Caldero de Gundestrup. Créditos: 2.

Caldero de Gundestrup. Créditos: 3.

Caldero de Gundestrup. Medallón central en la base. Créditos: 4.

Caldero de Gundestrup. La figura con la rueda ha sido identificada con el dios celta Taranis.

Vaso de embudo en el Museo Estatal de Schlewwig-Holstein. Créditos: 5.

Los sacrificios en pantanos

El hombre de Tollund

El cadáver momificado del hombre de Tollund fue descubierto en 1950 en la turbera de Bjældskovdal, a unos 12 kilómetros al oeste de Silkeborg, Dinamarca. Estaba tan bien conservado que sus descubridores pensaban que era un cuerpo asesinado de forma reciente. Sin embargo se trataba del cuerpo de un hombre de unos cuarenta años que murió entre el 375 a.C. y el 210 a.C. El cuerpo estaba desnudo bajo un manto de piel de oveja, salvo la cabeza, cubierta por un gorro de piel de oveja y un cinturón de cuero. Estaba en posición fetal. Tenía el pelo muy corto y barba de un día. Una correa de cuero trenzado alrededor de su cuello y la lengua hinchada dejaba ver que había sido ahorcado.

El hombre de Tollund.

El hombre de Tollund. Créditos: 6.

Del análisis de su aparato digestivo se dedujo que su última comida, que ingirió entre doce y veinticuatro horas antes de morir, fueron unas gachas de unas cuarenta especies diferentes de granos cultivados y silvestres, aunque los ingredientes principales era cebada, lino, linaza y acederilla. Como no se encontraron rastros de fruta ni de carne se supone que la muerte del hombre de Tollund tuvo lugar a finales de invierno o principios de primavera, cuando este tipo de alimentos eran escasos. El cuidado con el que el cuerpo fue depositado, en posición fetal, hace pensar que fue víctima de un sacrificio ritual dirigido a alguna divinidad del pantano, y no de un ajusticiamiento por haber cometido algún delito, ya que este último caso el cuerpo hubiera sido arrojado sin más al pantano.

Mujer de Elling. Créditos: 7.

Mujer de Elling

La momia de esta mujer de unos 25 años, que llevaba el pelo recogido en una trenza muy elaborada de unos 90 cm., una manta d cuero atada a las piernas y un manto de piel de oveja que cubría su cuerpo, fue encontrada en una turbera cerca de la ciudad danesa de Silkeburg. Murió ahorcada hacia el año 280 a.C. en lo que parece un ritual de ofrenda a alguna divinidad de los pantanos.

Windeby I

Windeby I. Créditos: 8.

Este cuerpo fue encontrado en una turbera en Windeby, al norte de Alemania, y presentaba signos de haber sido ahorcado. Al principio se creía que el cuerpo era el de una joven de unos 16 años y se supuso que se le había ajusticiado por adulterio. Después se demostró que era un chico de 16 años que murió en torno a los años 41 a.C. y 118 d.C. pero de muerte natural, probablemente de desnutrición.

A quince metros apareció el cuerpo de un hombre de unos 20 o 30 años, al que se clasificó Windeby II, y que fue estrangulado con una vara de avellano. Al principio, cuando se pensaba que Windeby I era el cadáver de una joven adúltera, se pensó que Windeby II era su amante. Pero se ha demostrado que este último fue ejecutado entre el año 380 y el 185 a.C.

El hombre de Grauballe

Fue descubierto en una tumba cerca de Grauballe en Jutlandia. Se trataba del cuerpo de un hombre de cabello oscuro, de unos 40 años, y que habría muerto a finales a finales del siglo III a.C. La suavidad de sus manos evidenciaba que no había sido sometido a trabajo duro, aunque parece haber sufrido inanición o un estado de salud precaria en la infancia. Fue degollado de oreja a oreja pues presentaba un profundo corte que le había seccionado la tráquea y el esófago, razón por la cual se cree que su muerte fue el resultado de un sacrificio ritual.

El hombre de Grauballe. Créditos: 9.

Figuras antropomórficas de madera

Las tallas de madera con forma antropomórficas, o dioses palo, son figuras de carácter religioso que se encuentran en muchos lugares de Europa. Muchas de ellas se han encontrado en las turberas del norte, cuyas condiciones han favorecido su conservación. Se han encontrado tallas de madera en asentamientos celtas y eslavos. Aquí nos ocuparemos de algunas de las que se han encontrado en asentamientos germánicos.

Los más antiguos datan de la Edad de Bronce, como el ídolo de Broddenbjerg, encontrado en una turbera danesa cerca de Viborg. Ha sido fechado entre los años 535 a.C. y el 520 a.C. Se trata de una rama bifurcada de roble cuya forma fue aprovechada para representar una figura itifálica. En el extremo superior se ha tallado una cabeza que parece tener barba en una forma queha hecho suponer a algunos que quizá su factura sea céltica. La parte inferior la constituyen tres ramas, una de las cuales está rota y que junto con otra formaría los pies de la figura, la tercera simula un falo de unos 28 cm. Se encontró junto a una suerte de altar con piedras para moler que probablemente se emplearon para contener ofrendas.

Entre los siglos II y III fueron talladas las dos figuras de Braak Bog, encontradas en una turbera de Braak, en el norte de Alemania. Han sido talladas en ramas de roble bifurcadas utilizadas por su forma. Tienen una altura de 275 y 230 cm. Respectivamente. Mustran unas perforaciones a la altura de lo que serían los hombros donde seguramente iban apéndices que representaban brazos. La parte superior muestra una cabeza tallada con agujeros en las cuencas de los ojos que probablemente incluían guijarros. La más alta presenta la apariencia de un hombre con el pelo corto y flequillo. La otra muestra la apariencia de una mujer con el pelo recogido en un moño y dos protuberancias que imitan senos. Se ha sugerido que se trata de una pareja de dioses de la fertilidad, quizá una pareja de dioses vanir. Otros apuntan la posibilidad de que representen la creación del primer hombre y la primera mujer, creados a partir de dos troncos encontrados en la playa por Odín y sus hermanos, tal  y como se describe en mitos nórdicos posteriores. También hay quien propone que representen a los antepasados a los que se rinde culto.

Figuras similares a éstas se encuentran también en otros lugares, como Suecia. Seis figuras de madera talladas se encontraron en la calzada de madera de Wittemoor, un camino de la Edad de Hierro prerromana que atravesaba un pantano en Neuenhuntdorf, en la Baja Sajonia. Las figuras son tablones de 3 a 7 cm. de grosor en los que se tallaron siluetas de formas antropomórficas. Dos de ellas imitan a un hombre y a una mujer. El hombre es de unos 105 cm. y presenta un cuerpo rectangular. Estaba encajada en una tabla. La mujer mide unos 95 cm. y el cuerpo sugiere pechos y caderas femeninos y muestra trazos de una vulva. Se encontró sobre un montículo. Todo parece indicar que aquel era un lugar de ofrendas y que las figuras cumplían una función protectora.

Figuras semejantes se han encontrado en el pantano de Oberdorla, en Turingia, en el centro de Alemania, en lo que parece un santuario bien establecido ya en el siglo VI a. C., donde se ofrendaban sacrificios. Junto a ídolos de pequeñas dimensiones de la Edad de Hierro celta se encontró allí una figura de madera femenina, con un collar de bronce. Imposible no pensar en la diosa nórdica Freya y su collar mágico. Este ídolo fue sustituido cerca del año 75 a.C. por otros dos, uno femenino y otro masculino, fabricados con horquillas de un árbol. No muy lejos de allí, en Possendorf, hay otro pantano que también parece haber sido utilizado como santuario sacrificial e el siglo I a.C., en el que se encontró una talla de madera con cabeza de mujer que llevaba dos piezas acopladas a modo de brazos que se alzaban hacia el cielo.

Figuras del pantano de Braak.
Créditos: 10.

Figura de Broddenbjerg.
Créditos: 11.

Figuras de Wittemor.
Créditos: 12.

El barco de Hjortspring

El barco de Hjortspring (Magia y Religión Nórdicas, página 41), que fue descubierto en el panano danés del mismo nombre, es la embarcación de madera más antigua de Escandinavia. Fue construido entre el 400 a.C. y el 300 a.C. Se trata de una gran canoa de 19 metros de largo y 2 metros de ancho que daban cabida a 10 bancos donde podían sentarse 20 hombres que lo impulsarían a golpe de remo. Pesaría unos 530 kg. La forma del barco se parece mucho a las siluetas de barcos pintadas en los petroglifos de la Edad de Bronce Nórdica. Fue construido con tablones de madera de tilo cosidos con correas hechas de cuero y fibra vegetal, y calafateado con resina. Se usaron técnicas antiguas que perduraron hasta el siglo III d.C.

Miniatura del barco de Hjortspring. Créditos: 13

Cuando fue descubierto, sobre la cubierta, había una gran cantidad de armas; entre ellas restos de armaduras, 131 escudos de factura celta, 33 umbos de escudo, 138 puntas de lanza de hierro y 31 de hueso o de asta, y 11 espadas de hierro afiladas por u sólo lado, dos de las cuales estaban dobladas como si fueran ofrendas funerarias para evitar que pudieran volver a usarse. Junto a las armas se encontró una gran cantidad de objetos de la vida cotidiana, que incluían cajas, recipientes y herramientas de herrero. Bajo el barco se encontraron restos de un caballo desmembrado, de dos perros, y de un cordero y un ternero. Todo ello hace pensar que el hecho de depositar el barco cargado de armas junto a los restos de sacrificios animales en el pantano fue una ofrenda votiva. Era, de hecho, algo habitual que las embarcaciones y las armas capturadas en una batalla a los enemigos, fueran ofrendadas en los pantanos, como agradecimiento a los dioses por la victoria obtenida.

En conclusión

Por los datos que tenemos parece que el mundo religioso germano de la Edad de Hierro prerromana se desarrollaba en torno a santuarios naturales en los que encontramos dioses tallados de forma burda utilizando troncos y madera, dioses de la fertilidad, a veces parejas divinas, a los que se ofrecían sacrificios de armas, las armas de los vencidos en combates; animales y seres humanos, quizá algunos de ellos prisioneros; barcos y carros, que representan los medios mediante los que viaja el Sol, y el difunto en su travesía al Más Allá. Los pantanos parecen sitios privilegiados como santuarios, seguramente porque el agua representa el medio que actúa de frontera y límite con el otro mundo, el mundo de los antepasados y de los dioses. Los sacrificados y las ofrendas, a menudo, son hundidos depositando sobre ellos palos y otros objetos, posiblemente en la creencia de que si flotan no son aceptados, mientras que si permanecen en el fondo es que son del agrado de los dioses y los antepasados. Por otra parte lo que se ofrece en los pantanos son regalos, objetos caros y valiosos, incluidas vidas humanas, que llegan así a ese otro lado más allá de la tierra de los vivos.

Créditos Fotográficos

1: De Simon Burchell - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=15550005

2: De Rosemania - https://www.flickr.com/photos/rosemania/4121249312, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9404289

3: De Nationalmuseet, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=47443392

4: De Claude Valette - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=20700845

5: De Nationalmuseet, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=47377960

6: By Chocho8 - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=46555234

7: By Nationalmuseet, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=48075555

8: By Bullenwächter - Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=8885644

9: By © User:Colin / Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=58552467

10: By Tieva - Own work, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=36873878

11: By Stefano Bolognini - Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4606738

12: By Photographed by User:Bullenwächter - Photographed at Landesmuseum für Kunst und Kulturgeschichte, Oldenburg, Germany, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1799284

13: By Trollhead - Own work, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=12204624

© 2019. Diseño y contenido por Javier Arries

email
Odin

Página web de Javier Arries

javier arries