François Richard

Vista aérea isla de Santorini
Vista aérea de la isla de Santorini

BIOGRAFÍA

Poco se sabe de este sacerdote jesuita al que el célebre Montague Summers menciona en su obra The Vampire. His Kith and Kin. Sabemos, eso sí, que vivió algún tiempo en la isla griega de Santorini (Thera), y que conoció de cerca las costumbres y tradiciones de las islas del archipiélago. Richard es el autor de una obra titulada Des falses revenants. Relation de ce qui s'est passé a Sant-Erini Isle de l'Archipel, publicada en París en 1657.

Se trata de un pequeño trabajo dedicado al tema del vampirismo, y en particular a ciertos casos concretos que habrían sucedido en la isla griega de Santorini, en el mar Egeo. Santorini, o Thera, como se la conoce en griego, es en realidad un pequeñto archipiéloago de forma circular como resultado de su origen volcánico. Las islas de Santorini se sitúan alrededor de la antigua caldera de un volcán que hizo desaparecer la mayor parte del territorio de la isla original en un cataclismo que probablemente acabó con la civilización minóica, y que según algunos pudo ser el origen de la mítica Atlántida.

Santorini
Vista nocturna de Santorini

Richard afirma en su tratado que en los cadáveres, hasta que no son reducidos a la osamenta, permanece un remanente vital del individuo que puede ser empleado por los demonios para caminar sobre la tierra y extender la ruina y la enfermedad, una hipótesis que recoge la creencia popular.

En palabras del propio Richard: "El diablo revitaliza y da energía a estos cuerpos muertos que preserva durante mucho tiempo en su totalidad; se aparece con el rostro y la apariencia del muerto, acechando fuera de las casas, yendo y viniendo por la calle, recorriendo los caminos y los campos; irrumpe en las casas, atemorizando a unos, dejando a otros mudos de horror, mientras que a otros incluso les da muerte; realiza actos violentos y sangrientos, e inspira terror en los corazones."

Mapa de la isla de Santorini (1703)
Mapa de la isla de Santorini (1703)

Afirma asimismo el jesuita que los habitantes de Santorini temen a los vampiros, los vrykolakas, por lo cual cuando creen que ronda uno se reúnen por la noche para protegerse entre sí en vez de pernoctar sólos en sus casas. Creen que si el no muerto les sorprende sólos los sofocará durante el sueño hasta morir.

Cuando sospechan que un difunto es un vrykolakas piden permiso a su obispo para desenterrarlo. Si al hacerlo ven el cuerpo fresco intentan exorcizarlo. Si los rezos tienen efecto, según su creencia, el cuerpo se disolverá de forma natural descomponiéndose como un cadáver más. Si el exorcismo y las oraciones no surten efecto el cuerpo es entregado a la hoguera, o se le abandona en una isla, pues es creencia común que el vampiro no puede atravesar el agua en movimiento.

VAMPIROS GRIEGOS: VRYKOLAKAS

En la obra de François Richard se mencionan algunos casos típicos de vampirismo (que hemos descrito aquí.):

  • Alexander, el zapatero de Pyrgos.
  • Patino de Patmos.
  • Ianettis, el usurero de Santorini.

© 2008. Del texto y traducciones, Javier Arries

© 2016. Diseño y contenido por Javier Arries

email

"A veces, se alzan puertas. Atravesarlas o pasar de largo; esa es la elección del viajero, la causa de su grandeza y de su eterno peregrinar. Viajero llama a la puerta si quieres pasar..."

Webs amigas