Los perros de la noche

Violeta es la luz del bosque en esta hora oscura en la cual, los árboles se convierten en brujas. Una lechuza esponja sus alas sobre la rama de una encina, en cuyas ramas más altas se ha quedado enredado un rayo de luna. Más abajo una culebra corre en zig zag apresuradamente tras un conejo blanco con ojos de rubí, al que atrapa justo cuando la lechuza busca también un poco de cena para aliviar su pobre estómago vacío. El conejo escapa pero no la culebra que tremina durmiendo en el estómago de la rapaz.

Cuando el sol está ya escondiéndose tras las montañas, los crujientes escarabajos, las mariposas de terciopelo dorado, las frágiles libélulas de organdí, corren precipitadamente a ocultarse bajo misteriosos refugiod donde ningún mal les pueda sobrevenir. El Mal es la oscuridad donde acechan gatos gigantes y paja´ros carnívorod.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *