Más que palabras… con Cristina López


“La medicina según iba estudiando en el colegio se fue convirtiendo en una obsesión. Me encantaba el hecho de imaginar que viajaría y que ayudaría en las zonas de más penurias. Vengo de una familia de economistas, pero como te digo, desde muy pequeña me plantee el estudio del cuerpo humano”

La doctora Cristina López y su deliciosa sonrisa.

Tal vez sea una de las personas en las que más pensamos en la actualidad, dado el tiempo de pandemias y disturbios en que nos encontramos. Pero ella va mucho más allá de contagios, virus, y maratonianas guardias, y nos habla seductoramente de culturas precolombinas, indígenas, conquistadores, chamanes y leyendas de Mesoamérica. Y todo ello sin ceder ni un centímetro a las mentiras, misterios de estar por casa, y amarillos sensacionalismos de portada. Ella es, claro está, nuestra querida Cristina López.

AD. Cristina, aquí y ahora, ¿Te ves muy diferente a aquella niña que eras?

Cristina López. No para nada, siempre he sido muy soñadora y tremendamente cabezota, como buena Tauro, y sigo igual. Sigo con los mismos ideales, que la vida te va modificando y ordenando en prioridades.

P. ¿Ya te sentías atraída por la medicina y el mundo de la antropología?

Verás, me han atraído siempre. La medicina según iba estudiando en el colegio se fue convirtiendo en una obsesión. Me encantaba el hecho de imaginar que viajaría y que ayudaría en las zonas de más penurias. Vengo de una familia de economistas, pero como te digo, desde muy pequeña me plantee el estudio del cuerpo humano. Y es curioso, mis padres antes de elegir carrera, me insistían e insistían si estaba segura, y si, claramente.

En cuanto a la antropología Ada, las civilizaciones antiguas y la historia son mi pasión desde muy niña. También la de mi padre, al que le robaba los libros, Dioses Tumbas y Sabios, El Misterio de los Hititas, Troya…

Era fascinante. Me impresionaba la historia antigua, los relatos bíblicos eran una aventura constante.

P. ¿Te gustaban las películas de aventuras, tipo Indiana Jones, Steven Spielberg, 1981, o Esecreto de los Incas,  de Jerry Hopper, 1954, o preferías las de médicos, estilo Historia de una monja, de Fran Zinnemann 1959?

Cualquiera de ellas. Historia de una monja es una película que a muchos nos ha marcado la vocación, para que negarlo. Mira que la he visto veces y es maravillosa. Las de aventuras las he disfrutado con mi padre siempre. Somos dos locos de ese tipo de cine, incluso una vez que te metes en el tema ya de manera profesional, no te importan los errores históricos que puedan tener, siguen siendo encantadoras.

P. Eres una de las veteranas de Tiempo de Hadas. ¿Programa con el que más disfrutaste? ¿ Y el que menos?

Disfruté mucho con el de poetas andaluces y ya en la temporada pasada ha habido varios, la brujería, hombres lobo, jesuitas, recuerdo con mucho cariño el de chamanismo… Suelo disfrutar en aquellos en los que el dialogo fluye y se convierten en una charla entre amigos. Que haya disfrutado menos, no se, puede que en alguno que la temática no haya sido tan afín a mi, pero así tampoco sabría que decirte, me lo paso fenomenal con vosotros.

P. Cristina, ¿Cómo ves la situación en España en esta era del Covid-19? 

Veo España fatal Ada. En lugar de estar unidos luchando en esta mierda de pandemia, cada partido político va a su bola y la gente se radicaliza. Es un problema. Teorías negacionistas se ven amparadas por malas decisiones política, y aquí hablo en general, gobierno central y autonómicos.

No se deben dar situaciones como la de Madrid, si se hubiese tomado medidas a principios de septiembre, no hubiera sido necesario confinar. Por otro lado es brutalmente estigmatizador el aislar zonas concretas. Ni Vallecas es el infierno ni el Barrio de Salamanca el Paraíso.

Al respecto de esto, hoy me pasaban un vídeo de un local en el barrio de Salamanca, en el que chavales bien jovencitos, incluyendo algún miembro de la “nobleza” hacían alarde de beber y pasarlo bien sin mascarillas. Todo a la vez que salen banderas de España en coches a no se sabe muy bien que.

Le diría a los gestores que evitaran todo esto, que escucharan a los científicos, virólogos y epidemiólogos, que esto no es ninguna tontería.

P. Según leo en diferentes medios, estamos a la cabeza en Europa de contagios y víctimas. ¿Culpables?

Por supuesto, culpables los gestores y culpables los ciudadanos.

Me apena decir esto, pero veo en ocasiones gente tan despreocupada, jóvenes y no tan jóvenes. También veo gente responsable y fantástica. Gente que lucha por sus negocios y que los convierte en lugares de confianza.

Pero si tuviera que elegir, evidentemente el desencuentro político es el factor mas preocupante.

P.  Bajo tu punto de vista, y ante situaciones como la que estamos viviendo ¿Qué es peor  cierto pesimismo moderado, o el optimismo puro y duro?

La realidad Ada. No se deben manipular ni las cifras ni los datos. No se debe hacer de una tragedia un arma política, eso para mí, es un crimen de estado.

Cristina López además de médico pediatra y doctora en arqueología, es una viajera impenitente.

P. ¿Qué sueles hacer para relajarte, serenarte, des estresarte?

R. Fundamentalmente leer. Me encanta buscar textos de antropología, revisarlos, estudiarlos. Eso ahora, con el poco tiempo que el COVID nos deja por desgracia.

Aunque bueno, ya sabes que hay una tendencia miserable a decir que no trabajamos, no atendemos, bailamos y somos casi unos asesinos.

El otro día en RRSS tuve una discusión absurda con alguien que no viene al caso, en la que cualquier cosa que decía me la rebatía, incluso aunque le diera la razón en parte, me hizo explotar como nunca.

Hemos pasado de héroes a villanos. 

P. ¿Cuales son para tí las cosas que importan?

R. La personas: Teresa y Enrique mis padres, que adoro, mi Paloma, mi hermanaza, mi otro yo mucho más racional y Luis, mi pareja, que está siempre a mi lado apoyándome y compartiendo mi existencia, que es muy loca. Luis que llegó a mi vida cuando tenía que llegar y para quedarse.

Y vosotros, mis amigos siempre.

El resto en este caos, pasa a segundo lugar.

P. ¿Qué borrarías de tu vida, si es que borrarías algo?

R. Si lo que he vivido me lleva hasta lo que soy hoy día no borraría nada. Te podría decir a alguna persona, pero sería darles demasiada importancia.

Me quedo igual.

P. Cristina, para terminar, dime una película, canción, que nunca te hartas de ver, o escuchar.

R. No me cansaré nunca de Sweet Home Alabama y Free Bird de Lynyrd Skynyrd, del The Tunnel of Love de Diré Straits o Fear of The Dark de Iron Maiden. También la Creedence y Bruce me gustan muchísimo y ahora el Pagan Folk, Heilung, etc.

Iván IV, El terrible, 1944, obra maestra en blanco y negro de Sergei Einsenstein.

Películas pues cualquiera de Einsestein me flipan, y últimamente el cine de Ari Aster, Midsommar me hechiza hasta el punto de haberla visto varias veces, como The Wicker Man de Robin Hardy. Ah y Suspiria, la del 2018 de Luca Guadagnino me fascinó, la escena del baile, magistral.

Cristina nos deja con muy buen sabor de boca, además de hacernos dormir esta noche un poquito más a gusto sabiendo que en este planeta nuestro, existen hadas doctoras y pelirrojas como Cristina López. Un placer y afortunadísimos de conocerte.

La actriz Dakota Johnson en Suspirira, película de 2018.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *