Drácula, de George Melford

Cartel de la película

DRÁCULA HISPANO

Con la llegada del cine sonoro era costumbre rodar de modo paralelo a la versión principal de cada película una versión para el público de otros países e idiomas, incluida una versión hispana. Mientras Browning rodaba Dracula por el día con Bela Lugosi, Melford trabajaba de noche en los mismos escenarios que utilizaba Browning con actores hispanos, y entre ellos el español Carlos Villarías como protagonista en el papel del conde. Ésto evidentemente resultaba más barato que contratar a los actores originales para que se aprendieran fonéticamente los diálogos en castellano.

Otros actores españoles que intervinieron en la versión hispana fueron Pablo Álvarez Rubio, José Soriano Viosca ó Manuel Arbó, entre otros. También participaron actores mexicanos (Lupita Tovar y Eduardo Arozamena) y el chileno Alfredo Birabén, con el sobrenombre de Barry Norton.

Póster de Drácula  Cartel de Drácula

La película se perdió hasta que Juan Bonifacio Lorenzo Benavente, un historiador de cine, encontró una copia en el ICAIC de La Habana. La copia fue presentada en 1991 en el Festival Internacional de Gijón, y unos meses después en Sitges. Según otra versión fue el actor e historiador David Skal quien descubrió la copia en Cuba en 1989. El guión corrió a cargo del asturiano Baltasar Fernández Cué, oriundo de Llanes, quien se basó más en la obra de Stoker y no tanto en la obra de teatro. La película resultante, disponible en vídeo y comercializada por la Universal desde 1992, es cuarenta minutos más larga que la de Browning, y se terminó 13 días antes. En esta versión, a diferencia de la original para el público de habla inglesa si vemos a Lucy merodeando por el cementerio en busca de niñas a las que succionar la sangre.

Lupita Tovar como Eva  Drácula

El resultado es un film que tiene entidad propia, y que no resulta una mera copia del Dracula de Browning. En algunos casos la labor de Melford incluso supera a la de Browning haciendo escenas más dinámicas y consiguiendo a veces una mayor tensión narrativa. Desgraciadamente además de que los diálogos pecan de ser demasiado artificiosos y rimbombante, el trabajo de los actores no está a la altura y su pose e histrionismo resultan excesivos. El lenguaje pasado de moda y excesivamene teatral del que hacen gala consigue que la cinta se haga tediosa y pesada. También es cierto que a Carlos Villarías, el Drácula hispano, se le instó a ver las actuaciones de Lugosi y tratar de imitarlas, pero el físico de Villarías no resultaba adecuado para las interpretaciones exageradas del actor húngaro.

Una de las escenas que sale mejor parada es la del descubrimiento de Drácula por parte de los marineros del barco en el que viaja hasta Inglaterra mientras Renfield rie como un loco tras un ojo de buey. Aún con todo, su calidad es mucho mayor que las copias que se rodaron en otros idiomas.

Drácula  Carlos Villaría como Drácula

Una característica de esta versión es que es más directa y desinhibida. Los escotes de Lupita Tovar y de Carmen Guerrero y sus apariciones en camisones transparentes contrastan con los recatados vestidos de Helen Chandler. En una de las escenas una de las víctimas describe un sueño en el que un hombre se le acerca por las noches, llegando a decir que el encuentro la deja tan débil como si le hubiera arrebatado su virginidad, algo impensable en la versión de habla inglesa. Las escenas también muestran de modo más explícito los aspectos eróticos y salvajes de los vampiros. Las vampiras latinas se muestran más sensuales, menos vagas y etéreas que las del Dracula original, y los ataques del vampiro hispano se muestran con mayor claridad. Las vampiras del film de Melford resultan más voraces y se dan un festín con el invitado del conde, Renfield.

Drácula  Escena de Drácula

Hay quien afirma que esta versión fue estrenada en Los Ángeles un mes antes que la de Browning; y que el propio Bela Lugosi acudió al estreno llevado por la Universal para publicitar el Dracula de Browning. Las críticas fueron tan buenas que se dijo que si la versión en inglés era tan buena como la hispana el producto sería de gran calidad. Otros aseguran que el estreno tuvo lugar el 11 de marzo de 1931 en La Habana, casi un mes después del estreno de la versión original, y que en Madrid se estrenó el 20 de marzo de 1931, con buenas críticas por parte del público y de los entendidos. No obstante la Universal se olvidó de ella y las copias se acabaron perdiendo hasta que una de ellas con la cinta completa se halló en La Habana como decíamos más arriba.

FICHA TÉCNICA

  • Título: Drácula
  • Director: George Melford (y Enrique Tovar Ávalos)
  • Año: 1931
  • País: USA
  • Idioma: español
  • Duración: 102 minutos
  • Formato: 1.38:1, blanco y negro
  • Guión: Baltasar Fernández Cué.
  • Música: Piotr Tchaikovski, Franz Schubert y Richard Wagner, adaptada por Maurice Pivar
  • Director de fotografía: George Robinson
  • Producción: Carl Laemmle Jr.
  • Compañía productora:Universal Pictures
  • Reparto: Carlos Villarías (en los créditos como Carlos Villar, en el papel de Drácula), Lupita Tovar (Eva), Barry Norton (Juan Harker), Pablo Álvarez Rubio (Renfield), Eduardo Arozamena (Profesor Van Helsing), Carmen Guerrero (Lucía), José Soriano Viosca (Doctor Seward), Manuel Arbó (Martín), Amelia Senisterra (Marta).

© 2008. Javier Arries

© 2016. Diseño y contenido por Javier Arries

email

"A veces, se alzan puertas. Atravesarlas o pasar de largo; esa es la elección del viajero, la causa de su grandeza y de su eterno peregrinar. Viajero llama a la puerta si quieres pasar..."

Webs amigas